A propósito del #Niunamenos

 

Me he sorprendido leyendo en las redes sociales muchos comentarios descalificadores respecto a la foto y a la campaña #niunamenos, foto que muchas y muchos estamos usando en nuestro perfil de diversas redes sociales como una forma de expresar nuestra rabia, dolor e impotencia frente a los asesinatos de mujeres, y las formas en que estos han ocurrido, despojados de toda humanidad.

Todos estos comentarios tratan de bajar el perfil a la violencia contra las mujeres, aduciendo que la Violencia es igual para todos, que existe igual para hombres y para mujeres; muchos de esos comentarios tratan de jugar al empate, preguntándose quien es más violentado o violentad, o que violencia es más importante; manifiestan que es una guerra contra los hombres y otros comentarios en ese sentido

Me permito reflexionar que si es cierto; toda Violencia es grave, toda manifestación de violencia no debiera permitirse contra nadie, Y por qué entonces el foco en la mujeres se preguntarán? Parto mi reflexión señalando que desde mi opinión y como Formadora de Trabajadores Sociales esta no es una guerra contra los hombres, lo que hay que entender como primer punto y desde mi perspectiva de Trabajadora social, de formadora que en ningún caso es una guerra contra los hombres. El machismo lo sustenta la institucionalidad Patriarcal en la que vivimos, y la sustentamos hombres y mujeres, sin embargo no es menos cierto que en esta institucionalidad las mujeres hemos salido más perjudicadas, o si no piensen, ¿a quienes violan masivamente en tiempos de guerra? ¿Quiénes eran raptadas y violadas desde tiempos medievales? Piensen en el inquilinaje en Chile o piensen a quienes matan más en tiempos de paz?. Piensen en Marina y Maria José turistas argentinas aseseinadas en Febrero en Ecuador, Piensen en Chile y en las 27 mujeres asesinadas en manos de sus parejas solo este año. Piensen en Florencia de 9 años, piensen en las dos mujeres que han perdido sus orbitas oculares en Punta Arenas y Coyhaique piensen porqué ellas?

Piensen ¿Quiénes son las que siempre nos movemos con miedo por las calles? Piensen… ¿de cuántas niñas abusan? ¿A quiénes se les dice: cuídense, las señoritas no deben andar solas, ni viajar solas, aunque vayan 4 juntas? Piensen ¿A quiénes educan en el miedo?.

Tampoco se trata de victimizarse, se trata de hacer conciencia que no somos objetos, ni propiedad, que no pueden juzgarnos por cómo nos vestimos o con quien andamos, o qué hacemos; porque eso no da derecho a no respetarnos, respetarnos no solo porque somos madres, hijas, mujeres, sino porque somos personas, sujetas de derecho al igual que todos y todas; a todos los varones que quieran unirse, la causa está abierta. Existe información, existe documentación, existe ánimo de sumar, no de restar, no de pelear. Existen ganas. En esta ganamos todos y todas. Exterminemos el dolor, exterminemos el miedo y efectivamente vivamos en PAZ

Ximena Briceño Olivera, Dra© en Estudios de Genero Universidad Nacional de Córdoba. Académica del Dpto. Trabajo social Universidad de la Frontera